Fundación las Rosas

Amigos y Amigas comenzamos con el reclutamiento de gente para trabajar en el Hogar ”NUESTRA SEÑORA DEL BUEN CONSEJO” de Talca. Anímate y participa de esta noble causa.
Contáctenos en la oficina regional de la fundación, ubicada en 2 Norte N|1029. Teléfonos: 233250   /08-1361742  / 09-5539619

Orígenes:

La Fundación Las Rosas se gesta en 1967, año en que Monseñor Santiago Tapia Carvajal, entonces director diocesano de Caritas Santiago, presenta al Arzobispado el proyecto de una institución de derecho civil que se encargue de la administración de los hogares de ancianos que hasta ese entonces estaban en manos de diferentes parroquias y presentaban serios problemas de mantención y financiamiento.

El 30 de diciembre de ese año la idea se materializa y nace “Fundación de Ayuda Fraterna”, hoy “Fundación Las Rosas de Ayuda Fraterna”. Monseñor Sergio Correa Gac  toma a su cargo la responsabilidad de la Fundación y en el año 1972 solo contaba con el 50% construido del que sería el hogar Nº1 “Nuestra Señora de la Merced”.

Misión:

Acoger, Alimentar y Acompañar en la salud y en el encuentro con el Señor, a personas mayores pobres y desvalidas, manteniéndolas integradas a la familia y a la sociedad en forma digna y activa.

Fundación Las Rosas hace vida las palabras de su fundador, el Padre Sergio Correa: “No tenemos nada, pero alcanza para todos”. Son una fundación sin fines de lucro,  testimonio de la caridad de Cristo, del amor, la alegría y la sencillez que se debe vivir en un hogar cristiano.

Hogares:

La Fundación cuenta con 40 hogares de larga estadía, en la Región del Maule existe uno en Curicó y dos en Linares.

Pero Talca, siendo la capital regional, no tenía hogar. Hoy se construye uno hermoso llamado “Madre del Buen Consejo”, en calle en 18 norte con 7 ½  Oriente B en Villa Las Américas, barrio norte de nuestra ciudad, con capacidad para 102 abuelitos residentes. El hogar es una donación del empresario Alvaro Saieh.

Cada hogar cuenta con una capilla de oración y eucaristía donde Dios da la fuerza para vivir una vejez digna.

Vida en el Hogar:

En cada Hogar de Fundación Las Rosas se vive la misión de Cristo y se hace familia en una comunidad de vida y amor.

En esta antesala del cielo, se les brinda acompañamiento espiritual para vivir la vida que les queda en unión con lo demás, compartiendo el sentido de gratuidad que significa no sólo el desarrollar sus habilidades en conjunto, si no también acrecentar la relación entre ellos mismos.

Los abuelos talquinos mucha veces ya no ocupan la cabecera de mesa, sino que cada día son más relegados a un rincón de la casa porque molestan, estorban. Nuestros abuelos son historia, es nuestro pasado, no merecen morir en soledad. Ellos también fueron parte de nuestra hermosa Plaza de Armas, de nuestro Rangers, Estadio Español, Plaza la Loba, Ramal a Constitución, Alameda, Piduco, Río Claro, en cada obra Talquina está la mano de nuestros ancianos, ellos fueron parte de las Fiestas de la Primavera, tuvieron hijos, educaron de acuerdo a sus recursos, lo dieron todo y hoy nosotros los alimentamos y los acogemos gracias a la Divina Providencia, solo la oración hace que Dios provea.

Recursos:

En la Fundación se requieren 5.500 pañales diarios para mudar a los residentes, se necesitan personas de buen corazón que asistan al anciano con una cucharada de comida, voluntariado, que se organicen las empresas, los colegios, las instituciones públicas y privadas y hagan una labor social como objetivo de grupo, nuestros abuelitos no tienen retorno, están en las puertas de cielo.

Ellos necesitarán máquinas de afeitar, ropa abrigada, necesitarán una crema, una colonia, un shampoo, alimentos no perecibles, pero por sobre eso, necesitarán una caricia, entregarles cariño y compañía, cuidados alegría y animarlos a una vida plena.

ELLOS NECESITAN AMIGOS, VOLUNTARIADO, EMPRESAS QUE APADRINEN, DAMAS DE BLANCO, CLUBES DE ADULTOS MAYORES que ayuden a su hermano.

“Hay que ayudar a los ancianos a recorrer de modo consciente y humano el último tramo de la existencia terrena, para prepararse serenamente a la muerte,- que como sabemos los cristianos- tránsito hacia el abrazo del Padre celestial, lleno de ternura y de misericordia” (S.S. Benedicto XVI).

En Talca:

El Hogar de Talca “Madre del Buen Consejo” responde a la necesidad de  acoger a sus ancianos abandonados, en un hogar de larga estadía. Además como región tenemos la necesidad imperiosa después de la catástrofe post-terremoto, donde quedaron muchos ancianos sin hogar como por ejemplo la destrucción del hogar de Linares que recientemente volvió a abrir sus puertas y la destrucción total del hospicio de Talca.

Como Fundación Las Rosas y como sociedad Talquina debemos ser capaces de mantener estos hogares en el tiempo con las mínimas comodidades, con alimentación y personal calificado para el cuidado de los ancianos. Tenemos el deber de “Reconstruir TALCA reconstruyendo conciencias”.

Fundación Las Rosas llama a los TALQUINOS a mirar la cara de Cristo en el rostro de nuestros propios abuelitos y ayudarlos.

Fundación Las Rosas nos invita a honrar a nuestros Abuelos, a dignificarlos día a día, ellos son parte viva de nuestra sociedad, tenerlos vivos es un regalo de Dios y Acompañarlos es estar más cerca del cielo.

Los abuelos residentes en Fundación Las Rosas cuentan con una atención de salud completa incluyendo nutricionista, pero siempre esperan a su hija o nieto, siempre esperan a su familia, siempre esperan por usted…

Contacto:

María Angélica Reyes, Jefe Regional Fundación Las Rosas

mreyes@flrosas.cl

 

O3 Comunicaciones