El renacer de nuestro casco histórico

Por el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz.

Revitalizar el casco histórico de Talca es uno de los anhelos que tenemos desde que iniciamos nuestra gestión en la municipalidad. El corazón de nuestra capital regional del Maule carecía de impulso para superar los embates de un estremecedor terremoto en el 2010, que dañó buena parte de la infraestructura patrimonial y comercial de la ciudad.

Recientemente el Gobierno central incluyó a Talca dentro de un innovador plan piloto denominado “Regeneración de Barrios Históricos”, una real oportunidad para lograr un cambio integral en el área central de nuestra ciudad y que, además, pretende tener un nuevo sentido de integración social.

El terremoto del año 2010 es un hito en la ciudad, un suceso que marcó un antes y un después, y que cambió considerablemente nuestra imagen. Creemos que esta es una buena instancia para repotenciar el casco central y la infraestructura patrimonial, sin olvidar el valor histórico que tienen.

Además, nuestro casco histórico es un tremendo valor para el turismo. En la actualidad, los turistas que llegan a Talca se encuentran con algunos lugares que todavía no han podido ser recuperados después del terremoto y eso lamentablemente es una cara que no queremos seguir mostrando.

Nosotros estamos apuntando al turismo y al desarrollo de los barrios comerciales. El turismo cultural se presenta como una oportunidad de desarrollo en nuestra región, y que además permite dinamizar nuestra economía.

Pero no se trata solo de revitalizar el sector comercial. Entendemos que la ciudad de Talca es parte de la fundación de nuestra nación, por lo que nos hemos asociados con diferentes instancias gubernamentales para regenerar estos barrios patrimoniales, pero pensando y respetando en cómo fueron creados en su origen.

Esto es algo que nos importa muchísimo: respetar la identidad del barrio histórico. Queremos volver a humanizar este barrio, que los trabajos de remozamiento y refacción no se queden solo en los monumentos o la arquitectura, sino también que el sector se vuelva parte de los pobladores.

La revitalización pasa porque nuestros vecinos vuelvan a vivir en el centro de la ciudad, los desplazamientos disminuirían significativamente. Es un desafío, pero a su vez, un trabajo motivante.

Recientemente firmamos la planimetría del proyecto de diseño para la restauración del Mercado Central de Talca, con el objetivo de ser enviado y visado por el Consejo de Monumentos Nacionales.

Creemos firmemente que recuperaremos nuestro Mercado Central, que no solo sufrió con el terremoto, sino con dos feroces incendios. Volverá a funcionar en beneficio de nuestros vecinos y los visitantes de otras regiones, y del extranjero.

Como alcalde de Talca, estoy convencido que la planificación urbana integrada es la manera correcta de poder abordar los nuevos desafíos que enfrentamos como ciudad en el siglo XXI.