Talca brilla en esta navidad

Por Juan Carlos Díaz, alcalde de la Ilustre Municipalidad de Talca.

Estamos cercanos a la Noche Buena y son muchas las tradiciones que vivimos en esta época del año. El espíritu solidario, de unión y fraternidad se siente en nuestra comunidad, y eso es algo que debemos resaltar con orgullo.

Por suerte, la luz de la Navidad no se apaga, al contrario, brilla año tras año, y siempre hay personas dispuestas a sacar una sonrisa a los más desvalidos. A llenar nuestro espíritu de alegría, como una gran comunidad.

En estos días, la Navidad consigue hacer aún más visibles los dos rasgos que mejor caracterizan a Talca: la alegría y la solidaridad. Dos actitudes cuyo mérito les corresponde a ustedes, nuestros vecinos, quienes, con gran esfuerzo por comprender a los demás, hacen de la capital regional del Maule una ciudad vital, abierta y comprometida.

Es decir, somos una sociedad capaz de afrontar las dificultades y la necesidad de cambio que nos plantea nuestros tiempos, no desde el temor o la inseguridad, sino con realismo y confianza. De esta manera, les pido que pasemos estos días con alegría.

Los quiero invitar a celebrar la navidad con responsabilidad, respetando al vecino y en paz. Porque ese es el mensaje, el de unión y paz.

La Navidad siempre es un buen momento para los buenos deseos, y -reitero- nos llueven grandes propuestas de solidaridad con los más necesitados, con los que lo pasan mal de manera habitual, con los que están enfermos, con nuestros adultos mayores y con todo aquel que integre nuestra comunidad.

Los invito a disfrutar de nuestra programación cultural navideña. En nuestra Plaza de Armas tenemos a cientos de personas compartiendo en familia cada noche, observando las luces y adornos que dispusimos para todos ustedes y que extenderemos hasta el próximo 31 de diciembre.

Además, pueden disfrutar de la feria navideña en la Alameda, que cuenta con más de 480 comerciantes y que están atendiendo hasta la media noche, con seguridad municipal y apoyo de carabineros.

En pocos días culmina el año. Queda mucho trabajo por hacer y muchos desafíos por asumir, pero finalmente lo conseguiremos, porque a dicha tarea nos encomendamos con determinación, con firmeza y perseverancia, convencidos de que ahora más que nunca debemos tender nuestra mano a quienes nos rodean, para conocer sus inquietudes, sus necesidades, sus preocupaciones, sus desvelos y sus planes de futuro. Que al fin y al cabo es para eso que estamos aquí, y para lo que lo que he decido dedicar mi vida.

¡Les reitero mis más sinceros deseos de éxito y que tengan una muy feliz navidad!