El rol de la mujer en nuestra historia talquina

Por Juan Carlos Díaz, alcalde de la Ilustre Municipalidad de Talca.

Al recordar cada etapa de nuestras vidas nos damos cuenta de que en casi todas, una mujer tuvo un rol preponderante. Nuestra madre en la infancia, aquella profesora que se recuerda con cariño y admiración, la esposa que cuida de los hijos desde temprana edad y se mantiene atenta, aún y cuando estos ya han crecido.
La mujer talquina, gracias a su visión, nos permite complementar el trabajo y, en ocasiones, quienes tienen el honor de tener una hija, ella les enseña aspectos hasta esos entonces desconocidos de una niña. Siempre una de ellas está ahí cumpliendo un rol preponderante en nuestras vidas.
Hace un tiempo atrás, tuvimos la idea de poder materializar una “Casa de la Mujer”, un reconocimiento al trabajo que realizan todas nuestras mujeres en la comuna. Ya lo hemos hecho con aquellos hombres y mujeres de más de 60 años a través de la “Casa del Adulto Mayor”, y ya era hora de poner en primera línea a la mujer, de todos los estratos sociales, en nuestra gestión municipal.
Es de esa manera, que en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, pudimos abrir las puertas a la “Casa de la Mujer”, un lugar pensado especialmente para ellas, con servicios específicos, que nos permitirán centralizar las prestaciones con oferta de rehabilitación oral, kinésica, podológica, terapias de medicina alternativa, en pleno corazón de nuestra ciudad, para todas.
Estoy contento, porque este lugar estará abierto para todas las mujeres que quieran, no sólo atenderse allí, sino para ser usado como un espacio para conversar, dialogar y desarrollarse como mujer.
Adicionalmente, este centro realizará talleres en terreno y atención especial a las organizaciones femeninas y sociales, con un amplio equipo profesional, para que -sin moverse de su entorno- puedan recibir algunos servicios junto a sus vecinas durante todo el año.
También, estamos trabajando en un programa activo y ambicioso en marzo como parte de las actividades del “Mes de la Mujer”. Hemos llevamos a cabo un taller de cánceres prevalentes de orientación, que pretende realizar un trabajo preventivo más que correctivo en relación a este tipo de enfermedades.
Asimismo, en otro ámbito, desarrollaremos “Días de Playa” y “Días de Belleza” para brindar un merecido relajo a muchas de nuestras mujeres talquinas, y, finalmente, culminaremos con un gran stand up comedy en el Teatro Regional el próximo 28 de marzo.
Quiero destacar a las mujeres en su día, pero también agradecer ese enorme compromiso por la comuna, por su gente, por la mejora de su calidad de vida y por ser entusiastas participantes de las iniciativas que como municipio hemos desarrollado durante nuestra gestión.
En el año 2018, por ejemplo, por medio de los talleres Artístico Culturales realizados por la Corporación de Cultura se certificaron 1.200 mujeres, a través de los Talleres Deportivos de la Corporación de Deportes.
Además, se realizaron 1.367 talleres a la comunidad en 29 sectores de la comuna cuyos participantes promedio corresponden en un 98,4% a mujeres.
En tanto, el programa Verano Juntos 2019, realizado entre el 8 y el 31 de enero, con el objetivo de promover la recreación y el desarrollo personal de las mujeres de la comuna, contó con la presencia de más de 5.000 mujeres, lo que habla del empuje de todas ellas, de sus ganas de ser partícipes de la sociedad, de su comunidad, más allá de todos los roles que ya sabemos que realizan con sus hijos, o el cuidado de sus padres, su vida laboral, por nombrar tan sólo algunas de tantas dimensiones que en ocasiones hacen que se posterguen, principalmente por el bien de su familia.
Las quiero invitar cordialmente a todas a nuestra “Casa de la Mujer”. Es un honor para mí poder otorgarles este espacio pensado en ustedes por toda la energía que día a día nos contagian.
Espero que esta conmemoración del Día de la Mujer, en la que, a lo largo de la historia, otras como ustedes lucharon para terminar con la desigualdad y la inequidad, sea inspiradora en sus vidas y también en la de los hombres, de manera que comprendamos que la igualdad no solamente se logra haciendo una cancha pareja, sino reconociendo y valorando nuestras diferencias.